Preocupación de la Iglesia por la detención y persecución de dirigente sociales

0

El titular de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA), Oscar Ojea, recibió a dirigentes de movimientos sociales.

Preocupación de la Iglesia por la detención y persecución de dirigente sociales

El presidente de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA), Oscar Ojea, recibió a dirigentes de movimientos sociales, que habían solicitado una audiencia personal para manifestarle la preocupación por la detención y persecución de piqueteros y referentes de sus agrupaciones.

Según reveló la CEA, durante el encuentro monseñor Ojea instó a que se dialogue con los funcionarios y organismos públicos para que se garantice el libre ejercicio de los derechos constitucionales.

De la charla participaron Estaban “Gringo” Castro, el secretario general de la UTEP; Juan Carlos Alderete, Julia Rosales y Ramiro Berdesegar, de la CCC; Gildo Onorato, secretario gremial de la UTEP; Luciano Álvarez, del Movimiento Los Pibes; Ángel Lito Borello, secretario de Derechos Humanos de la UTEP; Norma Morales y José Oscari, de Barrios de Pie; Mariana Joski, de la Dignidad, y Milca Sosa, del Movimiento Evita

La Iglesia también compartió su preocupación por la situación de indigencia de una parte importante de la población, que se suma a la gravedad de la crisis económica que hace imposible llegar a fin de mes para una gran mayoría.

En ese marco, Ojea les reiteró a los dirigentes sociales la necesidad de dialogar siempre en la búsqueda de aquellas medidas de Gobierno, posibles y necesarias en este momento, para evitar todo tipo de violencia, recordando que los movimientos sociales históricamente han sabido trabajar para la construcción de la paz social.

El líder religioso recordó también un fragmento del mensaje de los Obispos de la Comisión Episcopal de Pastoral Social en la Semana Social del mes pasado, donde se destacó al “trabajo digno como el gran ordenador de la vida humana y la felicidad, entendiendo que la posibilidad de acceder al mismo no es un problema individual; es la consecuencia de un modelo que debe anteponer la producción a la especulación, la distribución a la concentración y el acaparamiento, el bien común a la rentabilidad sectorial”.

Al término del cónclave, el Gringo Castro destacó el encuentro y el diálogo. “Tuvimos la oportunidad de encontrar un padre que escuchó nuestro clamor. Porque el Poder político y judicial nos persigue por estar organizados y defender a los más pobres”, expresó. Y continuó: “Hoy, por ejemplo, quisieron quemar un local en el Chaco, a Juan Grabois le iniciaron nueve causas penales, en Jujuy la CCC tiene 16 causas en su contra persiguiendo a 70 militantes, Milagro Sala que sigue detenida. Esta crueldad del poder escuchó Ojea, quien pidió un listado de todas las causas penales de la persecución que sufrimos».

Luciano Álvarez, del Movimiento Los Pibes; Ángel Lito Borello, secretario de DDHH de la UTEP; Esteban "Gringo" Castro; Mariana Joski, de la Dignidad, y Milca Sosa, del Movimiento Evita.

Luciano Álvarez, del Movimiento Los Pibes; Ángel Lito Borello, secretario de DDHH de la UTEP; Esteban «Gringo» Castro; Mariana Joski, de la Dignidad, y Milca Sosa, del Movimiento Evita.

Castro remarcó que Ojea “puso en valor lo realizado por las compañeras en los barrios, él tuvo su experiencia, en su Diócesis de San Isidro durante la pandemia, y dijo estar conmovido porque vio cómo los barrios alimentaron a los barrios. La comunidad se organizó. Nos pidió seguir con nuestro trabajo comunitario y reclamos siempre en la paz».

Los comentarios están cerrados.